sábado, 25 de octubre de 2008

Un conflicto mundial: Afganistan

La Globalización que el mundo occidental ha iniciado mediante el control financiero de las economías nacionales; mediante la concentración de la industria y la alta tecnología y buscando controlar las materias primas que necesita para poder continuar con su ritmo de su crecimiento, obligan a extender su dominio sobre las áreas que poseen estos recursos y que requieren, y para ello se utiliza la desinformación – primero, gozan de sistemas políticos y religiosos diferentes de lo que Occidente sustenta.Dentro de esta perspectiva, ideas como Libertad y Democracia, existencia de armas de destrucción masiva, amenaza terrorista, etc., son fundamentales a la hora de entregar una excusa que oculte los verdaderos intereses que se mueven detrás. Es así que se ejercen presiones sobre otros sistemas existentes, dentro de la diversidad cultural y religiosa del planeta, pero que poseen lo que Occidente y la Globalización y después - intentado presentarles como opuestos y enemigos de aquella parte del mundo en su rol dominante, esto es Occidente.

Aspecto geográfico de Afganistán

Afganistán posee una superficie de 647.947 kilómetros cuadrados, de los cuales aproximadamente el 75% es terreno de montañas. De hecho, las poco pobladas tierras altas centrales conforman la mayor parte del Hindu Kush o Hindu Qûh, la principal cadena montañosa del país y la segunda más alta del mundo, con va rios picos por encima de los 6.400 metros (punto más elevado del país: Nowshak 7.485) en su extremo oriental. En la región noreste existe una importante actividad sísmica que con frecuencia causa cientos de muertes. El clima puede catalogarse como continental extremo, con escasas precipitaciones. Una buena parte del territorio es desértico o semi desértico, excepto unos cuantos valles fértiles muy poblados, como el de Herat, al noroeste. La red fluvial es de tipo endorreico, siendo los ríos más importantes el Amu-Darya (que es el cuasi mítico Oxus), el Helmand y el Käbol. Con una alta tasa de ruralidad, la población del país es de 26.508.694 personas, cuya esperanza de vida es de 47,3 años. El principal grupo étnico es el de los pastho o pasthunos, seguido de los tadjikos, todos ellos indoeuropeos iranios. También existen grupos turco-tártaros. Afganistán es muy pobre, de hecho, en 1995 ocupó el puesto 192º entre 192 en el ranking de países según el consumo de calorías de su población. Miles de personas carecen de alimentos, vivienda y asistencia sanitaria. Entre 1979 y 2000 una tercera parte de su población abandonó el territorio huyendo de la guerra, estimándose que son cerca de seis millones los refugiados afganos establecidos en Pakistán e Irán, quienes poco a poco han regresado a Afganistán.

Surgimiento del conflicto


Un ejemplo a nivel de conflictos mundiales es el caso de Afganistan.El país sufrió dos décadas de violencia y casi 30 millones de desplazamientos, creando así una de las peores situaciones sanitarias del mundo y una esperanza de vida que ronda los 47 años. El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) denuncia, además, la existencia de una alta tasa de pobreza, producto de:

  • Un acceso limitado a agua potable.

  • Numerosos casos de malnutrición.

  • Bajos niveles de escolarización.

Afganistán esta situado históricamente en un sitio considerado estratégico, entre el sur de Asia, Asia Central y Oriente Medio, también se encuentra situado convenientemente a lo largo de una ruta de oleoducto propuesta por empresas estadounidenses que va desde los campos petrolíferos del mar Caspio al Océano Indico.
En vista de que Estados Unidos ya había situado tropas en la república ex-soviética de Uzbekistán durante la guerra, se podría especular que más que una reacción a los ataques terroristas que sufrieron, pretenden aprovechar la continua inestabilidad en Afganistán para establecer permanentemente la presencia militar de este país en esta región, e incluso instaurar el dólar como la nueva moneda afgana, en donde aparentemente las bases militares estadounidenses garantizarían una nueva infraestructura para el petróleo del mar Caspio.
Cada intervención de los Estados Unidos en la región de Asia central, ha dejado una lista de nuevas bases militares, donde nunca antes habían estado. El desarrollo de los países Europeos y del Asia Oriental podría disminuyan el poder económico de los Estados Unidos, aún cuando en asuntos militares siga siendo una Súper Potencia. Este dominio militar se ha reflejado en el control de nuevas regiones estratégicas, quizás para crear o mantener su fortaleza económica.
El problema principal radica en que al finalizar estas intervenciones, las tropas estadounidenses no se retiraban, generando resentimiento dentro de las poblaciones locales, por lo que pareciera que estas bases no fueron construidas simplemente para ayudar a los países en conflicto, sino más bien que estas ofrecían una conveniente oportunidad para establecer bases militares.
En 1991 durante la guerra del golfo Estados Unidos trajo consigo el asentamiento de grandes bases militares en Arabia Saudita y Kuwait, así como derechos de establecimiento en los estados del Golfo de Bahrarin, Qatar, Omán y los Emiratos Árabes Unidos; cumpliendo un rol estratégico en cuanto al aseguramiento y control de las fuentes de crudo de las potencias económicas europeas y de Asia Oriental, además de buscar dominar potenciales disidencias internas en las monarquías ricas en petróleo.
Uno de los puntos neurálgicos de estos acontecimientos, fue el asentamiento de las tropas estadounidenses en Arabia Saudita, considerada por el mundo islámico como tierra santa, hecho que contribuyo a aumentar la mala reputación ya existente de los Estados Unidos en la región.

La relación de Estados Unidos, con países asiáticos

En general es evidente que hubo prioridades geopolíticas que explican porqué Estados Unidos se halla involucrado en guerras tales como, la del Golfo, la de Somalía, la de los Balcanes y actualmente en Afganistán.
En el 2001 Afganistán fue atacado sin haber puesto mayor presión diplomática sobre los talibanes para que entregaran a Bin Laden. Aparentemente Estados Unidos fue a la guerra no como último recurso, sino porque vio la guerra como una buena oportunidad para lograr mayores metas.
Tanto si miramos las guerras de los EE.UU. de la década pasada aparecen los mismos temas comunes. Las intervenciones militares de los EE.UU. no se pueden relacionar todas con problemas por el petróleo (o más bien de beneficios económicos del petróleo), aunque muchas de las recientes guerras sí que pueden tener sus raíces en políticas del petróleo. Casi todas ellas pueden relacionarse con el deseo de los EE.UU. de construir o reconstruir bases militares.
Quizás los EE.UU. están introduciéndose agresivamente en nuevas regiones del mundo para evitar que sus competidores hagan lo mismo. La meta sería incrementar el control de las empresas estadounidenses sobre el petróleo que necesitan Europa y Asia Oriental, ya se encuentre el petróleo en el Mar Caspio o en el Caribe. Así como también establecer nuevas esferas de influencia norteamericanas.





Violencia terrorista

Afganistán sufre más de 600 casos de violencia terrorista o relacionada con la insurrección cada mes, una cifra que cuadriplica los datos de hace un año, según asegura un informe realizado por un organismo internacional.

El informe fue conocido horas después de que 20 militantes talibanes perdiesen la vida en el último de los enfrentamientos registrados al este de ese país.
El consejo de coordinación y supervisión que conforman representantes de Afganistán y de la comunidad internacional asegura en este informe reveló más de 600 incidentes mensuales desde finales de septiembre, 300 más que en marzo de este año.
En 2005, Afganistán registraba aproximadamente 130 incidentes al mes, según este estudio, que refleja asimismo que la insurrección ha asesinado a más 3.700 personas durante el 2006.
"Este aumento de la actividad insurgente ha desviado la mayor parte de la atención del Gobierno y una cantidad de recursos significativos", reza el informe, informó Europa Press.


Organismos internacionales regulan conflictos mundiales

INFORME DE LA ASAMBLEA GENERAL DE LA ONU SOBRE AFGANISTÁN

14 de noviembre de 1997

Información elaborada por el Centro de Información de las Naciones Unidas para España.

El Relator Especial de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Afganistán, Choong-Hyun Paik, dijo, en su informe sobre la violación de los Derechos Humanos, que los países deben examinar los antecedentes talibanes cuando consideren su petición de reconocimiento internacional.

En su último informe, el Relator Especial de las Naciones Unidas dijo que "hay que considerar cuidadosamente las acciones de un grupo que está dispuesto a disparar a sus propios compatriotas si éstos intentan abandonar la capital del país, y cuya política se encamina a eliminar a más de la mitad de la población (es decir, las mujeres) del mapa económico, social, cultural, civil y político.

Choong-Hyun Paik advirtió que "las Naciones Unidas y los Estados Miembros podrían examinar detalladamente los antecedentes sobre los Derechos Humanos del movimiento talibán a la hora de analizar su petición de reconocimiento internacional".

El Relator Especial citó un informe en el que el líder talibán Mullah Mohammad Hassan afirma que los talibanes podrían no prestar atención a las preocupaciones sobre sus antecedentes en cuestión de Derechos Humanos. El líder talibán dijo que no se preocuparían por nadie mientras la religión de Alá fuese mantenida. El Relator Especial indicó que "los talibanes tienen una visión idiosincrática del Islam que ha sido calificada por estudiosos del Islam como la representante, en el mejor de los casos, de un código tribal de comportamiento".

El informe del Relator Especial de Naciones Unidas contiene una enumeración de las violaciones de los Derechos Humanos en Afganistán, describiendo la penosa situación, especialmente para las mujeres. Según dice el informe, "el Relator Especial tiene dificultades para comprender por qué los representantes de las autoridades talibanes creen que la dignidad y los derechos de las mujeres pueden ser violados tan pronto como ellas abandonan el hogar". El Relator Especial de Naciones Unidas escribió en su informe los alegatos que un líder talibán ha establecido: "solamente hay dos lugares para la mujer afgana: la casa de su marido y el cementerio".

De acuerdo con el informe, la represión también afecta a los hombres, que están siendo castigados por no tener o no recortar sus barbas, atender a clientes femeninas o cualquier otra forma de ofender al código talibán. En el informe también hay alegatos de un Mullah perteneciente al grupo de talibanes que habían violado, matado y arrojado al río, a cinco mujeres. Él dijo que había sido puesto en libertad "por ser un buen talibán". El Relator Especial también ha informado que "los llantos de los prisioneros que están siendo torturados pueden escucharse en la ciudad de Kunduz".

En respuesta a éstas y otras violaciones, el Relator Especial de Naciones Unidas apoya firmemente el envío de una persona experta en cuestiones de Derechos Humanos que podría advertir a los representantes de la comunidad internacional y a los afganos sobre todos los aspectos de los Derechos Humanos.